sábado, 23 de diciembre de 2006

Prefab Sprout: la cima del pop (primera parte)




Mientras en 1977 Inglaterra vivía el adorable espejismo punk, en Durham County los hermanos Paddy y Martin McAloon empezaban a darle forma a la banda que se convertiría el punto más alto de la historia de la música pop: Prefab Sprout.

Según Paddy (cantante, compositor, guitarrista, tecladista, amigo de la melodía y del romance), el nombre a elegir no debía de dar indicios acerca de la clase de música que querían hacer. Y lo cierto es que funcionó, al menos para mí. Aún hoy desconozco –a esta altura, porque quiero mantener esa pequeña ignorancia– lo que quiere decir Prefab Sprout (si es que quiere decir algo), pero me sigue resultando tan intrigante como cuando los descubrí allá por mis catorce o quince años. Siempre me pareció que ese nombre tenía gusto a nueces, a invierno, a misterio dulce; siempre pensé que me enamoraría de la primera persona que mencionara ese nombre. Todavía no ocurrió, claro. Es más, no conozco a ninguna persona “real” que me los mencionara ni siquiera de pasada. Por supuesto que cada tanto (no es frecuente) aparece en alguna revista algún comentario marginal sobre ellos, pero nunca pasa de ahí. Nunca una nota central ni nada por el estilo. Márgenes.

Una de las marcas de los Sprout fue la delicadeza, pero –claro– no hubo desde el comienzo el nivel de sofisticación de la época clásica del grupo. Cuando uno escucha los demos de los primeros años, antes de que sacaran Swoon, aquel primer disco de 1984, se puede ver que el espíritu de la época estaba presente: pocos medios técnicos, canciones que se resistían un poco a quedarse en tempo y que escondían la genialidad detrás del barullo y la aún escasa destreza técnica, incluso –y esto no deja de ser asombroso– ¡Paddy canta gritando! ¡Y mucho! (Recordemos que la voz de Paddy es una de los sonidos más lindos de la Tierra; casi ningún matiz de agresividad hay en su tono –lo no quiere decir que cante sin fuerza. Para graficarlo: es como si te sonriera la persona amada).

El hermano de Paddy, Martin, tocaba el bajo. Era un chico con mucha cara de inglés, un aire de inocente picardía, tenía las orejas un poco abiertas y unas líneas musicales muy interesantes. Pero la otra pata de los Sprout era Wendy (Smith). Creo que pocas veces un(a) integrante de un grupo significó tanto con una participación tan mínima dentro de las canciones. En Allmusic dicen que Wendy tocaba guitarras; la verdad es que si fue así, habrá sido en los comienzos. Se la puede ver con una guitarra colgada en el genial video de “When love breaks down”, pero me parece que es más para que Paddy pudiera teatralizar mejor la canción que otra cosa. En todas las filmaciones de conciertos que vi, ella estaba a la derecha de Paddy, casi aferrada al micrófono, apenas balanceándose. Sin embargo, a pesar de que el papel de Wendy en los Sprout se limitaba a hacer coros y segundas voces, ella le da el carácter, ese extraño misterio, esa sensación de una cercana lejanía. Paddy es un cantante que te habla casi al oído; Wendy se encargaba de poner un poco de frío, un poco de niebla, un poco de irrealidad. Había sido una fan del grupo desde los comienzos (algunos dicen que groupie) y entró para aportar voces en el segundo single de 1983, que salió por su propio sello, Candle, “The devil has all the best tunes”. ¿Quién puede olvidar sus “uh uh, Johnny, Johnny, Johnny” y sus ojos verdes?

Los Sprout tenían un problema para el gran público, para el público de “rock y pop” (con comillas ¿no?): no se preocupaban por cosas como la “imagen” o la “actitud”. Y esto se puede ver, por ejemplo, en la lamentable barba candado que Paddy luce en el video de “Appetite”, en esa camiseta blanca –más propia de una versión queer de Minguito que de una pop star– que usó en vivo algunas veces (y que también se puede ver en el video que pongo acá arriba), en algunas entrevistas en la que aparece engominado y con un traje horroroso, en el corte de pelo del video de “Cars & girls”, etc., etc.
Y sumémosle a esto otra barrera para ciertas personas: la proliferación de teclados, al menos en los primeros discos, y ese sonido tan tan hi-fi (sacrilegio para la gente que vomita ante la mención de Steely Dan) que los hizo favoritos de las fms como Horizonte (¿se acuerdan?). Los discos de los Sprouts son técnicamente perfectos y eso, a algunos, les desagrada. Tal vez vean allí, en ese gesto, una exageración (por otro lado, hay que decirlo, eso formaba parte del canon estético de esa década). Para algunos es demasiado: canciones perfectas + sonido perfecto + voces e instrumentación perfectas...
Igualmente ahí (en esos teclados, en ciertos saxos, en lo ultra hi-fi) se acaba la identificación de los Sprout con la década, porque ellos nunca sucumbieron a la tontería pop (“Let´s go to bed”, The Cure), al hip hop chapuceado (“A Gospel” y “The stand-up comic’s instructions”, The Style Council) o al berretismo (The Blow Monkeys).


más amplio, acá:
http://anaufragar.blogspot.com/2007/10/planeta-sprout.html
Steve McQueen:
http://anaufragar.blogspot.com/2007/03/se-reedita-el-mejor-disco-de-la.html

14 comentarios:

Emilio dijo...

que grandes Prefab Sprout, a mi me recuerdan a la adolescencia, a los vinilos de mi hermano, al viejo tocadiscos que sonaba en mono, y sobre todo, a la portada del Steve McQueen, no se porque me gustaba mirarla mientras los escuchaba. Años despues encontré "Jordan the Comeback" en Cd y fue un reenganche absoluto... que disco!

para cuando la segunda parte!!!

Nuestro Vietnam dijo...

¡Hola, Emilio! Sí, "Jordan..." es un discazo, por Dios, ¡qué canciones!
No somos muchos los fans de los Sprout, así que me alegra haber dado con uno. :)
Ah, y a pedido tuyo, ya puse la segunda parte. ¡SAludos!

Arrabaliano dijo...

A mí quizás me gusta más el "Swoon" (que el palurdo del Allmusic destroza en una reseña pestífera), con ese bajo tan alucinante y la probablemente "canción más triste de la historia de la música pop: Cruel". Sin embargo, el último disco me decepcionó bastante, muy inferior al "Andromeda Heights". Saludos prefabmaníanos.

Anónimo dijo...

Ey capo, yo de vuelta! Es que con què otro argento voy a comentar sobre ellos. Mis compañeros de trabajo fruncen la cara ante el nombre y los descartan de entrada con sòlo escuchar el Bop bop bop...de Cars and Girls. Yo los dejo, èsta es la era del reguetòn y de la chatura. O es que me convertì en un fundamentalista o en un "todo tiempo pasado fue mejor????".
Che, los CDs que tengo hasta ahora son Swoon, Steve McQueen, Jordan, Prostest Songs y The Gunman ... El resto lo conozco a travès de 38 Carat Collection y vìa ares-download. Claro que està la posibilidad de importarlos pero te cuesta un huevo asì, no? ¿Conocès una de esas disquerìas escondidas en algùn lugar de la ciudad que tenga sus CDs?. Y en los medios en los que te movès, sabès de alguna banda que haga algùn tema de ellos?

Nada màs, saludos!

Jaime de pompeya

Chuso dijo...

Grandes, muy grandes! Por donde andará Paddy Joe?

Henchoz dijo...

Jaime: todos los cds que tengo son copias. Alguna vez tuve el best of original pero desapareció. Lo que sí tengo y es una pequeña joya es el libro de John Birch (la edición no es muy buena pero tiene algunas cositas interesantes y es una curiosidad) ¡¡Ojalá (ojalá) salga el disco nuevo este año!!:)

Chuso: ¡HOla! Según Jaime, este año hay disco nuevo.

Chuso dijo...

Yo daba a Paddy por desaparecido, viviendo en una chabola y con un cartón de vino en la mano (hace ya tanto tiempo que no aparece). Sería una gran noticia.

deivis dijo...

me alegra saber q aún hay seguidores de prefab..
yo tengo 26 años y desde q los escuche me envicie con su letra, melodía y ritmo,,

gracias

Henchoz dijo...

Sí, y no somos pocos, che, jaja. ¡Saludos, Deivis!

Ahui dijo...

Este blog es como encontrar una isla enmedio de la inmensidad del mar. Todo lo que describes sobre Prefab Sprout creo que nadie lo pudo haber dicho mejor, eso de: "Paddy te habla al oído y Wendy pone cierta niebla..." guau, yo estoy en México y es cierto, muy pocas veces se menciona a Prefab Sprout y es cierto a mucha gente no le gusta porque les resulta bastante refinado por aquello el mote de Sophistipop. Creo que la unica vez que los vi mencionados en una revista fue porque le gustaban a un cantante llamado Alek Syntek.

Felicidades por este Post, me siento mejor al saber que... no estoy solo.

Prefab Sprout es maravilloso.

Alejandro dijo...

Ahui: Gracias por lo que decís :) ¡Yo el otro día vi el video de "Prisoner of the past" por un canal de cable! ¡Milagro, jaja!

¡Saludos, amigo!

Agustín González Plasencia dijo...

Saludos... Que tremenda alegría encontrarme con personas que sienten lo mismo que yo respecto a los Prefab. Me engancharon en el 88 con el Cars and girls y, buscando, encontré la maravilla de Steve Mcqueen, el disco más importante de mi vida, que más me hizo y me hace sentir. Reparti sus canciones en cientos de cintas que yo mismo grababa y las regalé a mis amigos para que los conocieran, intercalándolas entre otras canciones de otros grupos, con la confianza de que los conocieran y les hicieran sentir lo que a mi... Pero no...

Los que sufrimos la Sproutmania somos lobos solitarios y aunque sé que lo mejor ya nos lo ha regalado, sigo esperando lo nuevo de Paddy como agua de mayo, esperando que en alguna de sus canciones vuelva a aparecer aquello que me enganchó y nunca más me soltó hace ya más de veinte años...

Saludos desde España...

Alejandro dijo...

¡Saludos Agustín! :)

Anónimo dijo...

Te felicito por tu redacción y por tu contenido, denota sensibilidad. Amo a este grupo. Yo tampoco sé qué significa Prefab Sprout y me sumo a eso de "no querer saberlo". Es más, no sé como pronunciarlo y paradojicamente, se me da por recomendarlos mucho. Conocí Steve McQueen porque está entre los 1001 discos elegidos por la Rolling Stone que me propuse escuchar.
Con respecto a la imágen del grupo, me gusta ese aparente desentendimiento. Es fundamental, es cultura. La tapa es entusiasta, aventurera... Qué harán en moto? en ese campito, así nomás... Luego escuchando la música entiendo, son los chicos del barrio: Salís a jugar?

Abrazo, Diego.