domingo, 25 de febrero de 2007

Dos años sin El Carpo




5 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buena la colecciòn de fotos. A mí con Pappo me pasa algo raro: por un lado nunca me lo banqué demasiado, aunque lo escuchaba, pero por otro lado, recientemente lo empecé a escuchar desde otro lugar. Me di cuenta, de un costado humorístico en sus letras y cómo estas jugaban con sus músicas, y, es cierto, por estos días, con los homenajes que hubo, lo extrañé.
Saludos,
Esteban Z

Seis dijo...

Yo nunca entendí que le gustaba a la gente de Pappo, su música nunca me pareció atractiva, el si claro, su persona, la anécdota de untar la campera de cuero con grasa de chinchulines para "curarla" y miles mas, pero su música, que se yo. Me gustaría saber desde que otro lado escucharlo.

Nuestro Vietnam dijo...

Es cierto, Esteban, que hay un costado humorístico en sus letras, pero también hay interesantes ráfagas metafísicas (sobre todo en la primera época) calculo que intuitivas. No me acuerdo de
que periodista le había comentado a Pappo que los primeros discos de Pappo´s Blues toman como tema central a la mente como una "máquina que atisba una conciencia" (a lo que el Carpo respondió con un gracioso "Todo el mundo tiene derecho a opinar").
Que sé yo, el "pero pega una trompada y tira todo, se cree ya muy listo con su modo de ser"; o "Son muchos pensamientos para una sola cosa/ estoy algo cansado de vivir en realidad", y se puede seguir, para mi son letras únicas.

Es difícil, Seis, explicar desde dónde escucharlo, te tiene que gustar el rock´n´roll, sino es imposible. Yo escucho "Susy Cadillac" o "Sucio y desprolijo" o "No detenga su motor" y me enciendo, no sé. Tal vez porque yo aprendí a tocar la viola, entre otros, paladeando el frenesí pentatónico de Pappos´s Blues y Riff. Quizás eso tenga que ver.

Y yo lo vi en vivo muchas veces, pero recuerdo especialmente una, en un lugar muy muy chico. Yo estaba adelante de todo, a un metro del tipo, y te juro que te partía la cabeza. A veces tocaba en piloto automático, pero cuando tenía ganas era increíble.

¡Saludos!

Nuestro Vietnam dijo...

¡Ah! Y opino que a partir del 89 o 90 su voz había adquirido un tono y un color hermoso, clásico, vintage, tipo John Lee Hooker. Me parece que no se lo reconoce como cantante como se lo merece.

Esteban Z dijo...

sabés que por la anécdota que contés del periodista lo veo más como un analítico que como un metafísico y la verdad, no sé que prefiero. Aguante el carpo!